+34 646 24 38 54 estudio@yogasirsasana.com
Río Segura, 30. Esquina C/La Paz 48 Torrellano
Cabecera Yoga Sirsasana web

Oriental Fussion Dance

La danza oriental es un arte milenario, uno de los bailes más antiguos que existen actualmente. Posee una dimensión terapéutica y espiritual que se remonta a un pasado muy lejano. Hoy en día, se ha convertido en un sistema efectivo de conciencia corporal que potencia el lado femenino y refuerza la autoestima de quien la practica, ayudando a desbloquear tensiones y emociones.

La danza oriental fusiona muchos elementos de danzas preexistentes. A lo largo de los siglos, millones de mujeres han bailado con los movimientos naturales de la danza oriental en distintas culturas y países. Es razonable suponer que, entre otros motivos, lo hacían porque las hacía sentirse bien.

Mujeres buscan aprender y practicar danza oriental hoy en Occidente. Aunque en apariencia resulte tan exótica y alejada de nuestra cultura, ella expresa, como ninguna otra danza, la esencia de ser mujer. Y, antes que pertenecer a un área geográfica o una cultura, es universalmente femenina. Bailarla es conectar con los primordiales arquetipos femeninos.

Cuando nos dejamos llevar por  la música, es fácil entrar en un estado de hermandad con el universo y sentir que se trasciende el tiempo y el espacio, como si nuestro cuerpo fuera una extensión de los mismísimos ritmos y melodías. Es, en efecto, una experiencia transformadora, que puede llegar a afectar todos los ámbitos de la vida.

Beneficios:

  • Aporta flexibilidad al cuerpo entero
  • Reduce tensión y bloqueos en los músculos
  • Estimula el buen funcionamiento de los órganos internos
  • Disminuye o elimina dolores de la zona lumbar causados por una mala postura
  • Fortalece la musculatura del suelo pélvico y ajusta la colocación de la pelvis
  • Contribuye a desarrollar la respiración profunda
  • Alivia problemas digestivos
  • Atenúa los dolores de la menstruación
  • Desbloquea las articulaciones
  • Aumento de la concentración
  • Mayor sensualidad
  • Más capacidad de sentir las emociones
  • Espiritualidad y trascendencia
  • Sentido del ritmo
  • Visualización y razonamiento espacial

 Técnica:

      En nuestras clases realizamos una fusión de diversas danzas árabes como el Bollywood, flamenco árabe, alas de isis, saidi (baile con bastón), velos, danzas africanas, zumba oriental…

Los movimientos aislados que tanto caracterizan esta danza tienen su epicentro en el vientre y las caderas. A un nivel más interno, el efecto de esta parte de la danza es el de un masaje suave y sostenido, que se concentra en la pelvis y el abdomen y se irradia desde allí hacia el resto del cuerpo. Son movimientos sencillos, que parten desde el centro de las articulaciones hacia afuera y luego dibujan formas de círculos, infinitos, espirales, etc…

Por otra parte, las caminatas y las pautas de pie sobre el suelo, así como los gestos amplios y expresivos de los brazos hace que sea un ejercicio muy completo, ya que cumple los tres requisitos de cualquier técnica corporal: flexibilidad, tonificación y aumento del ritmo cardíaco. La conciencia del propio cuerpo es quizá el mejor punto de partida para aprender a bailar la danza oriental. La propia danza es un viaje hacia el centro de nuestro cuerpo, que nos permite conocerlo cada vez más.

La práctica, el entrenamiento del oído, la coordinación muscular y el equilibrio corporal son las principales herramientas. La clave última es permitir que el propio cuerpo se mueva y se exprese en libertad adentro de las técnicas básicas que se aprende en el primer nivel, para que la energía fluya y dé alas al movimiento.

Las famosas bailarinas de esta danza siempre improvisan porque dicen que hay que bailar en conexión con la música, sería imposible repetir una coreografía…. 😉